Annual report

It has been more than a year since I last wrote in this blog but I’ve had good reasons.

I have done things. I have acted.
I’ve embarked myself into exploring the power of art in a human’s life in a more conscious way having me as main subject which has meant both joy and pain because my analytic nature finds it equally intriguing to archaeologically research my past, passionately live my present and relentlessly follow the discovered stars in my future.

Last year I did things. Things I care about. And I feel more complete than ever now, more certain that I could die today completely happy with absolutely no desire for my future or dreams to fulfill. I feel like a sigh, at rest, knowing how to return to love in a quicker way, in a better way.

As I list all the accomplishments of the last year in my head, I am surprised of them. How did I do all of those things? sometimes I found myself bowing my head with joy and having some seconds of internal dancing for the nice pictures I’ve painted with my life. Surely, the variety of approaches that art has, always granted me with an adjacent reality and those refreshing possibilities gave me strength in times of drought. I must clarify that when I say “art” I mean that state of flow you reach when you are able to play within a medium with such ease, that you feel you are being lead rather than leading.  When I am improvising in singing or painting for hours or dancing, I can reach that place and that feeling of joy and this remains in my head so when I have to do something that I don-t particularly know or like I remember these feelings and I try to match my performance to those moments. 

When I am leading a project, when I am writing a summary, when I am making a report, when I-m cleaning a bathroom, when I am making small talk, when I am doing laundry, when I am walking to a place, when I am cooking.

It all becomes a game and it has the potential to be beautiful and “Beauty” it’s something I’ve always been interested on. Always. What a beautiful thing beauty is.

Last year I performed, I danced, I sang, I painted, I cried, I shared and collaborated with others. I was honest. I was vulnerable. I connected with people. I met people that inspire me and noticed that some of them, for moments, could see my beauty.

That is an amazing feeling and I hope it happens again.

I am beginning this year, (just as last year) in a very cold place that this time, instead of sadness, brings me a new understanding of peace. It is forcing me to understand peace as not the absent of conflict or war but the presence of Love. And to prove that fact is an issue of the utmost importance. 

Last year was incredible. But this year, so far, it’s beginning to look just like a brilliant movie I am honored to be starring in.

Much love.

___________________________________________________________________________

Ha pasado más de un año desde la última vez escribi en este blog , pero he tenido buenas razones.

He hecho cosas . He actuado .
Me he embarcado en explorar el poder del arte en la vida de un ser humano de una manera más consciente, teniendome a mi misma como tema principal. Esto ha significado tanto alegría como dolor , porque a mi naturaleza analítica le resulta igualmente interesante la investigación arqueológica de mi pasado , el vivir apasionadamente mi presente e implacablemente seguir las estrellas descubiertas en mi futuro.

El año pasado hice cosas . Cosas que me importan . Y me siento más completa que nunca ,  más segura ahora de que podría morir hoy completamente satisfecha, con absolutamente ningún deseo para mi futuro o sueños que cumplir. Me siento como un suspiro , en reposo , sabiendo cómo se puede volver a amar de una manera más rápida , de una  manera mejor.

Voy enumerando los logros del año pasado en mi cabeza y me sorprendo . ¿Cómo hice todas esas cosas? a veces me encontro haciendo una reverencia con mi cabeza con alegría y tengo algunos segundos de baile interno por los buenos colores con los que he pintado mi vida . Sin duda , la variedad de enfoques que el arte tiene , siempre me concedió con una realidad adyacente y esas posibilidades refrescantes me dieron fuerza en tiempos de sequía. Debo aclarar que cuando digo “arte” me refiero a ese estado de “fluir” al que se llega cuando eres capaz de jugar dentro de un medio con tal facilidad , que te sientes que estás siendo conducido en vez de conducir . Cuando estoy improvisando en el canto o la pintura durante horas o estoy bailando , puedo llegar a ese lugar y esa sensación de alegría. Esto queda en mi cabeza así que cuando tengo que hacer algo que no sé hacer o que no me gusta hacer, recuerdo estos sentimientos y trato de que coincida con mi rendimiento en esos momentos .

Cuando estoy liderando un proyecto, cuando estoy escribiendo un resumen , cuando estoy haciendo un informe , cuando estoy limpiando un baño, cuando estoy charlando de cosas cotidianas, cuando estoy tendiendo la ropa , cuando estoy caminando a un lugar, cuando estoy cocinando .

Todo se convierte en un juego y tiene el potencial de ser hermoso y la ” belleza” es algo que siempre me he interesado. Siempre. ¡Qué bella es la belleza!

El año pasado hice cosas , baile , cante , pinte , lloré , compartí y colaboré con otros. Fui honesta . Fui vulnerable. Me conecté con gente. Me encontré con gente que me inspira y me di cuenta de que algunos de ellos, por momentos, podían ver mi belleza .

Esa es una sensación increíble y espero que vuelva a suceder.

Estoy empezando este año, (al igual que el año pasado) en un lugar muy frío que esta vez , en lugar de tristeza, me trae una nueva comprensión de la paz. Me obliga a entender la paz no como la ausencia de conflicto o de guerra, sino la presencia de amor. Y el probar este hecho es un tema de suma importancia.

El año pasado fue increíble. Pero este año, se está empezando a ver como una de esas películas brillantes que me siento honrada de protagonizar.

Mucho amor .