Te puedo hacer una encuesta?

…me dijo una simpática encuestadora.
Primera vez que digo que si aquí en Santiago. Que emoción. Me encanta que me hagan preguntas jaja

La encuesta era de Adimark “la empresa líder en Chile en Investigación de Mercado y Opinión Pública” como dice su pagina. Hmm….ok. Su identificación parece legitima. Hm…”Maycina”, me dije, “te están dando un chocolate por menos de 10 min de tu tiempo. Te parece bien?!” … sip 🙂
Cuantos años tienes? -me preguntó
“30! :D”- le dije yo con voz de 12
– ahhh espera …( revisando una plantilla con números) si , si me faltan de esa edad. Te ves mucho mas chica. Ven, pasa.
Me estaba invitando a entrar a un fulgon estacionado en la calle ( mi cabeza ya estaba pensando que cosas tenia cerca que podrían ser utilizadas como armas si cerraban la puerta y me secuestraban. A cual de las dos encuestadoras y iba a pegarle primero… pero por ahora todo se veía inofensivo)
La encuesta era acerca de que clase de snacks la gente consumia. Ok.
– Que productos de estos consumes? , me preguntó (habían varios sobre la mesa)
– …Ninguno 🙂
– “Pucha no tengo esa opcion” dijo ella “elige alguno”.
-“…en serio??! No tienes la opcion Ninguno? ” insisti.
– No.
– “…Y que pasa si no como ninguno? Tengo que mentir??!! :O ” le pregunte muerta de la risa”
– “De verdad no comes ninguno?”
– No pu… 😦 … aunque compraba de esos en la U hace mas de 5 años.
– “Ah ok le puedo poner esos entonces?”
-…”mm bueeeno”. Conteste reticente.
Avanzamos.
Muchas preguntas de precios y donde prefería abastecerme de productos. Le complicaba que dijera almacenes de barrio. “Pero que supermercado?”
Llegamos a una pregunta que decía: Cual de estos productos no comprarías nunca? Yo dije Todos. Pero elige uno me dijo con una sonrisa (era muy simpática 🙂 ) ” Hmmm… Papas Lays”
– “Ah es que no puedes elegir ese porque esa empresa nos encargo el estudio.
-“Aaahhh” dije sonriendo pero con cara de parece que voy a tener que revisar la definición de “encuesta” porque no la entiendo
Mire de reojo el formulario y le dije “pero si ahi tienes la opción porque no la pones no mas?” me respondió: “Es que estas ultimas 2 opciones están marcadas como que no las puedo elegir, ves?”
Yo vi el formulario y de hecho tenia dos columnas impresas mas oscuras porque no podía elegir ciertas respuestas en varias preguntas!
Wow.
Yo a estas alturas le iba a decir, sabes no quiero hacer la encuesta porque no estoy considerada en la muestra que buscan, pero decidí quedarme. Igual, no mentí en la entrevista, igual he comido esos snacks alguna vez en mi vida pero claramente estaba diseñado para beneficiar a la empresa en particular.
Las encuestas en este caso están siendo usadas para eventualmente manipular el comportamiento de consumo en vez de medir que clases de snacks come la población.
Debería haberme preguntado al principio si comía esos snacks o no y si la respuesta era negativa que lo anotara y que me dejara ir con mi chocolate jaja. Respuestas parecidas a la mía se pueden fácilmente medir como valor atípico y ningún drama. La idea es que el instrumento de evaluación considere todo tipo de población.

Cuando salgan los resultados de la empresa se dirá que en Chile todos comen snacks de esta empresa. La gente lo cree y comprara mas snacks de esa empresa. Y el ciclo de addicciones continua. Lo peor es que es un ciclo de addicciones del cual la gente no disfruta los resultados. Disfrutan las hormonas secretadas en los primeros minutos pero las enfermedades, la somnoliencia, la falta de energía, etc. No la disfrutan.

En fin, este post solo era para recordar lo molesto que es cuando se tergiversa la realidad con objetivos egoístas. Esto es en todo ámbito de cosas. La gente busca ganar por ganar en la vida y no mejorarla. Es una actitud tan profundamente ignorante que es necesario seguir tomando notas de estas situaciones y tomar tiempo para meditar en ellas cada vez que sean divisadas.

Advertisements

Una historia casi navideña

Les cuento una pequeña historia casi navideña?
Ayer 25 en la mañana mientras caminábamos a la casa de mi abuelita, veíamos con mi father a niñitos jugando con sus juguetes nuevos. Una familia viene caminando hacia nosotros y el hijito de unos 5 años trae una metralleta de juguete en la mano. Mis ojos inevitablemente se detienen en esto porque me recuerda de inmediato la inseguridad que sentí en Jerusalem viajando en trenes, caminando por calles viendo adolescentes con metralletas en todas partes (el servicio militar es obligatorio para todos hombres y mujeres al salir del liceo) y se me revolvió un poco la guata por la fuerte cultura de guerra que hay en esas tierras. Es una mezcla perfecta de miedo profundo,admiración, ira, honor y patriotismo. A los niñitos les regalaban tours a los garages militares en el kibbutz donde vivía y les enseñaban a reverenciar a la gente de uniforme; a aspirar a ser así de valientes… y eso me revuelve la guata.
Otra persona murio ayer mismo sin razón alguna (hay hope? http://www.forbes.com/sites/davidadesnik/2014/07/24/there-is-no-hope-for-peace-in-gaza/#b2beee5cf923) y siendo oprimidos múltiples veces cada día gracias a la religión. Al culto a la guerra y al patriotismo. El culto a las armas, a la avaricia. A la grosera ignorancia y abierta malicia. (Es interesante verlo a diario cómodamente tomando un tecito de bergamota desde mi casa…)

Paso el niñito caminando con su familia y yo me di vuelta a mirarlo… No creo que la solución sea no regalarle armas de juguete a los niños pero…quizas ser mas abiertos en los diferentes usos de una cierta arma, utensilio, instrumento, herramienta? explicar con paciencia? responder con consciencia y atención cuando se pregunta los origenes o las consecuencias?…
por ahi entremedio debe andar la solución…
quizás demande saber un poco mas, quizas requiera decir “no se…busquemos la respuesta!”, quizás sea una perdida de tiempo…
o quizas es exactamente lo que un niñito necesita. Un regalo navideño de calidad; en experiencia, en transformación de entendimiento y de sus consecuentes acciones.