Confundidos pensamientos primaverales de cuarto de siglo

Considero que soy mas grande de lo que mi cuerpo contiene.
O si no mas grande, si mas difusa.
La relación entre mi misma y mis manos contiene mucha densidad.
La distancia entre mi misma y una taza contiene mas densidad.
Siento que estoy entrando en la atmósfera molecular de lo que contiene o lo que es.
Me siento interactuando.
Mas bien, me imagino interactuando de formas que van siempre un poco mas allá de lo que acostumbra mi ambiente a en realidad hacer.
Me imagino llevando mis músculos, mi grasa, mis órganos a diferentes lugares.
Los imagino desplazándose cuando corro, cuando salto.
Cargándolos, pero también jugando con ellos y explorando lo que pueden hacer.
Me siento explorando relaciones biológicas matemáticas, físicas y filosóficas en las actividades rutinarias.
Puede ser que no logre avances teóricos importantes en ninguna de estas áreas.
He aprendido que quizás no es mi labor.
Ahora escribo esto y me pregunto porque. Por qué no es mi labor.
Y sorprendentemente la primera razón que se me viene a la mente es porque “soy mujer”.
No es culturalmente aceptado en mi entorno el tipo de comportamientos que sé que tendría y que tendría que adoptar más radicalmente si decidiera llevar a cabo algunas ideas que procurarían ser un aporte teórico a ciertas materias.
Retraerme del mundo suena maravilloso para observar de un modo aún mas longitudinal mi existencia y marcar hitos de mi paso por esta realidad.
Pero no sería valorado pues ya hoy se me demanda mas interacción. Ahora, que estoy haciendo un esfuerzo consiente de mejorar mis habilidades y conexiones sociales.
Sinceramente mi cuerpo y mis átomos han sido definidos por la relación espacial y temporal que he tenido con otros individuos con sus cuerpos con sus almas y con los objetos que ellos han creado.
Desarrollé lealtad y amor, y son algo que quiero seguir desarrollando.
Y creo que decidiré seguir teniendo.
Amor.
El amor me permite observar y por ende crear más altas cosas, más bellas cosas.
Mis ojos se han visto atraídos a la contemplación estética desde que experimentaron la belleza neta.
Desde siempre.
Y vuelven a ella, a buscarla y seguirla constantemente.
Quiero que mi mundo tenga amor.
La forma de belleza máxima .
De luz máxima.
Aun mi alma se ve tentada a retraerse y volar en el mundo teórico atemporal.
Donde la mente es el único vehículo, el único viaje y el único destino.
Y no se aun que debo hacer ….
Trotar. Ahora, debo salir a trotar. Eso sé.
Vamos al viento y quizás el me traiga algunas conclusiones consigo.
O al menos algunas pistas.
A por él.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s