Para tomar decisiones

Los matices entre lo que entendemos como “lo bueno” y “lo mejor” se hacen tan evidentes y claros cuando se internalizan despacio y con cautela, que el único indicador necesario para juzgar entre estos dos conceptos es la consistencia de sus resultados.
Esta consistencia, medida en el tiempo, resulta imprescindible para informar decisiones a corto y largo plazo y permiten, cada vez con mayor precisión, proyectar comportamientos, evadir situaciones y crear soluciones que ayudan a diseñar nuestras vidas como queremos.

Advertisements